Mis Notas

Ser feliz: una decisión personal

FelicidadSócrates decía que ” una vida sin reflexión, no merece ser vivida”.  Pasé los últimos días del 2013 y los primeros del año nuevo en la bella Estancia “La Bravera” a 2,400 mts sobre el nivel del mar en los Andes Venezolanos. El día que llegué a este lugar mágico casi sufro una crisis de pánico al enterarme que no tenía ningún tipo de alcance a las telecomunicaciones, incluyendo internet y señal para mis teléfonos. Sin embargo a medida que pasaron los días y que me iba desconectando del mundo me iba sintiendo más conectado a la naturaleza y se iban abriendo espacios para la meditación y reflexión. Este tipo de espacios son fundamentales para el ser humano. Ya sea en forma individual, en familia o en equipos de trabajo, es importante tener la oportunidad de elevarse a otro nivel y analizar con una perspectiva más amplia las realidades que nos acontecen en las diferentes facetas en las que nos desenvolvemos.

Durante esos días que compartí con mi familia, mi mamá me habló del libro que estaba leyendo llamado “La alegría del vivir” de Orison Swett Marden.  Coincidencialmente su libro estaba muy alineado con el último capítulo del libro que yo leía, “Vivir en tiempos de Crisis” de Isabel Vega.  El contenido común de ambos libros estaba relacionado con el concepto de “la felicidad”. La diferencia es que el libro que ella leía fue escrito en 1914 y el mío en el 2013. Sin embargo, pese a la diferencia de años entre un libro y otro, las conclusiones eran prácticamente las mismas: La felicidad no se persigue, no es una meta por sí misma. La felicidad se consigue en las pequeñas vivencias de todos los días.

Existen innumerables libros, documentos y escritos sobre el tema de la felicidad. Hace un par de años, mi grupo de YPO (Young President Organization) invitó a una sesión de trabajo de un día entero al Prof.  Shawn Achor, autor del libro “The Happiness Advantage”.  Durante la cena, el Prof. Achor nos contó sobre las investigaciones que él ha hecho con su equipo en la Universidad de Harvard sobre el concepto de la felicidad y las conclusiones a que han llegado sobre el tema.  En primer  lugar, la creencia general de la gente es que la felicidad es el premio que se recibe cuando se es exitoso, mientras que las investigaciones muestran una causalidad que es totalmente opuesta: la gente se hace más exitosa cuando es más feliz y presenta una actitud más positiva ante la vida.

Es difícil que ese estado de felicidad se encuentre en todos los planos ya que es muy probable que en algunos momentos se representen desafíos. La muerte de un ser querido o la separación de un ser que amas son solo algunos ejemplos. Sin embargo, la felicidad tiene que ver en gran medida con “la manera en que enfrentamos estos desafíos, en armonía con nuestra esencia y con el entorno”. De acuerdo con las investigaciones del Prof. Achor, las circunstancias externas contribuyen con solo alrededor de 10% de nuestra felicidad. El 90% restante está en nosotros mismos y en la forma en que manejemos los tres principales componentes de la felicidad según Achor: el placer de las sensaciones físicas, el involucramiento activo en roles que nos permitan aportar y una profunda y permanente conexión a algo que es más grande que nosotros. 

La felicidad es una decisión personal, solo tienes que decidir cuando quieres empezar a ser feliz y empezar a ver el mundo de otra forma, sin apegos, sin verla como resultado de obtener algo que no tenemos, sino apreciando al máximo las cosas que ya tenemos y que se nos presentan en cada momento de nuestras vidas.  “Disfruta de las cosas pequeñas,  pues algún día puedes mirar atrás y darte cuenta que ellas eran las cosas grandes”.

Standard
Mis Notas

La importancia de crear opciones

 optionsEn el mundo financiero la creación de opciones genera valor.  Cuando se compra un activo por ejemplo, se pueden incorporar opciones financieras llamadas “call” o “put” que le dan al comprador el derecho, pero no la obligación,  ya sea de comprar o vender el activo en un periodo determinado, lo que puede incrementar considerablemente el valor de la inversión.

De igual forma, cuando se hacen ejercicios de planificación estratégica, la definición de opciones permite a las corporaciones estar preparados ante cualquier escenario. La creación de opciones cobra mayor importancia en épocas de alta incertidumbre en los que la planificación tradicional se queda corta.  Aunque la empresa tenga una visión y misión de largo plazo, la creación de opciones estratégicas permite que la empresa se adecue a los cambios del entorno, y porque no, permite reinventarse cuando las circunstancias del entorno así lo exigen.

La planificación en base a escenarios aplica perfectamente a nivel del individuo, especialmente cuando se habla de desarrollo personal. En general, el proceso de toma de decisiones en cuanto a desarrollo personal se facilita no solo cuando se conocen a profundidad las opciones existentes, sino cuando se tiene la oportunidad de crear opciones nuevas. De esta forma, aunque se tenga claramente definida cual es la situación deseada y se defina una visión personal coherente y robusta, se deben también definir los caminos alternativos para llegar a esa meta o ambición,  incluyendo entre las opciones algunas que puedan implicar un resultado diferente al deseado o preferido inicialmente.

El Prof. Clayton Christensen en su libro “How will you measure your life”, explica la importancia de balancear “estrategias deliberadas” con “estrategias emergentes” y explica que en nuestras vidas y nuestras carreras, consciente o inconscientemente, estamos constantemente navegando un camino en el que debemos tomar decisiones entre nuestros planes deliberados y las alternativas que emergen algunas veces en forma no anticipada y en otras, alternativas que hemos creado nosotros mismos.

Es probable que muchas de las opciones no las usemos nunca, pero el solo hecho de tenerlas a la mano permite tomar riesgos calculados para salir de la zona de confort, y explorar continuamente un espacio ilimitado en donde encontramos un gran potencial de autorealización, ya sea para alimentar nuestros planes de desarrollo actuales o para abrir nuevas puertas al futuro.

Standard
Mis Notas

Se gerencia lo que se mide

Se gerencia lo que se mideUno de los grandes maestros de la gerencia y liderazgo, Peter Drucker, dijo: “ No puedes gerenciar lo que no puedes medir” y es que el factor clave de éxito para cualquier iniciativa de mejora continua, ya sea en el mundo de los negocios o en el ámbito personal, es tener indicadores de gestión que sean concretos, medibles y controlables, que permitan hacer seguimiento al desempeño.

Robert Kaplan, a quien tuve la valiosa oportunidad de tener como profesor en la escuela de negocios de Harvard, escribió uno de los grandes best seller del mundo de los negocios, El Balanced Scorecard (o cuadro de mando integral en su traducción al español) . La conocida metodología propuesta por el profesor Kaplan, permite la planeación, evaluación y balanceo estratégico de la visión y los objetivos de la empresa, definiendo indicadores concretos y medibles en cada una de las dimensiones del negocio, incluyendo la financiera, la operativa, los clientes y el aprendizaje continuo. Esta metodología permite hacerle seguimiento permanente a los objetivos estratégicos de la empresa y facilita la toma de decisiones y definición de planes de acción cuando se originan desviaciones con relación a los planes corporativos.

De la misma forma que para una empresa es fundamental tener un cuadro de mando integral, el arte de gerenciarse a si mismo implica la definición de objetivos personales en diferentes dimensiones, incluyendo algún tipo de medición, ya sea objetiva o subjetiva,  que permita el seguimiento y evaluación del desempeño personal en las dimensiones identificadas. Existen varias herramientas de coaching para hacer este seguimiento, siendo una de las más conocidas la llamada “rueda de la vida” (ver anexo: LA RUEDA DE LA VIDA). Sin querer entrar en consideraciones religiosas, hay indicios del origen de esta herramienta en las paredes exteriores de los templos y monasterios budistas tibetanos, y en la tradición budista se cree que el dibujo fue diseñado por el mismo Buda para ayudar a la gente a entender algunas de las enseñanzas budistas sobre el balance personal. Esta sencilla herramienta que hoy en día es muy usada por una gran cantidad de consultores empresariales, permite medir el nivel de satisfacción personal en dimensiones como la espiritual, la profesional, la sentimental, la familiar, la salud y la comunitaria.  Cuando un individuo está enfocado en algún proyecto especial, es muy fácil que pierda perspectiva  y no le preste atención a otras importantes áreas de su vida. De vez en cuando, es útil tratar de ver el “big picture” y evaluar cómo estamos en estas otras dimensiones.   Así como en el ámbito laboral nos enfocamos generalmente en planificar bien nuestra carrera, disfrutar del trabajo, fomentar relaciones laborales y buscar permanentemente el crecimiento profesional, debemos identificar las medidas de éxito en otras dimensiones. Por ejemplo, en materia de salud debemos evaluar nuestra nutrición, actividad física, manejo del stress, sueño, salud sexual e inteligencia emocional.  En el ámbito social debemos preguntarnos cómo estamos con nuestros amigos, cómo es nuestro nivel de aceptación en las comunidades que participamos y que tal es el networking que hemos desarrollado.  En cuanto a nuestro desarrollo personal hay que tomar en cuenta nuestro nivel de educación, intelecto,  nuestras motivaciones, y que tan arraigados son nuestros valores. A su vez debemos monitorear como estamos aprovechando nuestros momentos de ocio en cuanto a actividades culturales, hobbies y deportes. En el ámbito familiar debemos medir nuestro desempeño como padres, hijos, pareja, estabilidad y armonía familiar. Y finalmente en el ámbito espiritual debemos revisar nuestro propósito de vida, cercanía con Dios, nuestro nivel de paz interna, y trascendencia.

En estas fechas en que termina el año, es un buen momento para evaluar cómo estamos  en las diferentes facetas de nuestras vidas, medir el progreso que hemos hecho en cada una de ellas y fijarnos objetivos para el próximo 2014 que nos permitan crecer como personas más integrales, balanceadas y completas.

Standard
Mis Notas

La transcendencia del líder

Mandela“Lo que cuenta en la vida no es el simple hecho de haber vivido. Es qué diferencia hemos hecho en la vida de los demás lo que determina el significado de nuestra vida”.  Esta frase fue dicha por Nelson Mandela, ese gran líder sudafricano que entendió y practicó la esencia del liderazgo: servir, inspirar y hacer la diferencia.  Madiba, como era llamado en su país, muere esta semana, pero le deja a toda la humanidad una gran enseñanza del poder de una visión y de cómo vencer todas las dificultades para hacerla realidad, dejando un legado que trascenderá más allá de su existencia.  Madiba, durante su vida enfocó sus acciones en una dimensión clave del liderazgo:  estar más pendiente de dar que de recibir.

Generalmente la gente se mantiene sumergida en sus propias preocupaciones y dedica muy poco tiempo a entender lo que necesitan las personas que los rodean.  Lo irónico es que cuando uno está al servicio de otros, automáticamente se sirve a uno mismo. Para ser un líder, no necesariamente se tiene que tener una posición de autoridad, solo basta tener la oportunidad de influenciar de alguna forma sobre otra persona o situación. No importa si estas influyendo a millones de personas o a una sola, la esencia del liderazgo es la misma. Minuto a minuto, tenemos esa oportunidad de influenciar sobre otros, ya sea en una gran corporación, en nuestras familias, nuestro círculo de amigos o nuestras comunidades, y lo importante al final del camino es lo que dejamos a través de esa influencia y cómo podemos cambiar positivamente el curso de la vida de alguien sin pedir nada a cambio. Pero esto no es fácil y requiere de un gran cambio interno, ya que generalmente a nuestro Ego le gustan los aplausos, los reconocimientos, la compensación salarial o cualquier tipo de premio al esfuerzo realizado. A medida que nos despojamos de ese Ego y nuestro mayor reconocimiento se convierte en la satisfacción de ver que nuestras acciones dejan una huella positiva en la vida de los que nos rodean, en las instituciones para las que trabajamos y en las personas que amamos, en esa medida podemos celebrar que nos hemos convertido en líderes transcendentales. En ese momento se deja de pensar en “roles” y se empiezan a identificar “propósitos”. No se trata solo de ser un buen profesional, un buen jefe, un buen empresario, un buen padre o un buen amigo. Lo más importante es lo que puedes lograr en la vida de otros a través de esos roles y  cómo podemos hacer una diferencia a través de nuestras acciones, no simplemente para hacer fama y fortuna,  sino conscientes de que los demás heredarán lo que dejamos atrás de nosotros.

Standard
Mis Notas

Capital humano, clave para el desarrollo sostenible

Capital humanoEl factor clave para el futuro de cualquier país, empresa o institución,  recae en el talento, formación y capacidades de su gente.

Generalmente escribo en mi blog sobre temas de liderazgo y balance personal, pero en el contexto de las elecciones municipales que se realizarán esta semana en Venezuela, quiero hacer un paréntesis para referirme a la triste realidad que vive mi país en cuanto al aprovechamiento de su recurso humano.

Me ha tocado estar fuera de Venezuela por unos 10 años por razones estrictamente corporativas, y confieso que no me siento con la suficiente propiedad moral para hablar de la coyuntura del país, con relación a aquellos que están en el campo de batalla día a día luchando para cambiar la dirección que lleva Venezuela.  Pero comparto el nivel frustración tanto de los que se quedan soportando la tragedia venezolana como la de los centenares de miles de venezolanos que han tenido que salir a buscar oportunidades que no encuentran localmente, pero que están atentos a su deber ciudadano más allá de las fronteras. Estos venezolanos se cansaron de luchar contra la corriente y han buscado otra opción para poderle garantizar a sus hijos un lugar para vivir en donde exista seguridad y oportunidades de desarrollo.

Recientemente el Ministro de la juventud venezolano negó que hubiera condiciones desfavorables para los jóvenes venezolanos e indicó que la migración era un mito. Pero los números hablan por sí solos. El número de residentes en el exterior inscritos en el registro electoral creció en las últimas elecciones del 2013 un 75% con relación al 2006 y ha crecido 863% con relación a 1998. Por otro lado la cantidad de profesionales venezolanos ocupando posiciones técnicas y gerenciales en empresas alrededor del mundo se pierde de vista. Algunas fuentes indican que más de 1.2 millones de venezolanos altamente calificados se encuentran trabajando fuera del país. Solo en el sector energético donde yo me desenvuelvo, incluyendo el sector petrolero y el sector eléctrico, la fuga de talentos crece año tras año en una forma alarmante. En particular yo recibo semanalmente decenas de currículos de extraordinarios profesionales y técnicos venezolanos que quieren optar por un mejor destino para ellos y sus familias. De acuerdo a fuentes del sector, gran parte de los 18.000 profesionales despedidos de PDVSA en el 2002 después del paro petrolero, se encuentran trabajando en 32 diferentes países. Lo mismo ocurre en otros sectores como el artístico, financiero, salud, construcción o telecomunicaciones.  Por otro lado, la cantidad de emprendedores venezolanos que vemos en países vecinos crece impresionantemente. Restaurantes, empresas de servicio, turismo, comercios, empresas de transporte, son solo pocos ejemplos de negocios formados y desarrollados por venezolanos en estos países. A esto se le agrega el hecho de que grandes empresas trasnacionales que tenían en Venezuela sus centros de operaciones para Latinoamérica, se han mudado a otros países donde encuentran mejor seguridad jurídica y condiciones para el sector privado, llevándose consigo a los mejores talentos criollos. Adicionalmente, la construcción de viviendas y centros comerciales en países como Republica Dominicana y Panamá está siendo financiada por capitales venezolanos, por cierto, oh sorpresa, algunas de estas inversiones provenientes de simpatizantes del gobierno. Y mientras tanto, los venezolanos que permanecen en el país viven una situación de escasez y desabastecimiento sin precedentes, sin hablar de los temas de seguridad, fractura de su tejido social y pérdida de valores.

Dicen que el mayor logro del Presidente Chavez es que les dio la oportunidad a los pobres de expresarse y obtener beneficios de diversos programas sociales. Eso lo aplaudo y le pediría a cualquier otro gobernante que haga lo mismo. Pero gobernar una nación es mucho más que eso, es fomentar y cuidar al capital humano, impulsar el aparato productivo  y coordinar a todos los actores, independientemente de su preferencia política, para hacer posible el desarrollo económico sostenible del país.

Las teorías económicas neoclásicas incorporan la acumulación de capital humano como un factor clave para el crecimiento ya que el mismo es el insumo más importante de las actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica, factores decisivos en el crecimiento económico de las sociedades modernas.  En este sentido, así como a nivel microeconómico las empresas deben no solo invertir en la formación de sus recursos humanos sino en la retención de sus talentos, a nivel de país se deben generar las políticas públicas necesarias para el desarrollo del capital humano a través de una educación de calidad,  pero quizás lo más importante, se deben generar los incentivos para que este capital humano que se forma se quede generando valor y realizando aportes para aumentar la productividad del país.

Lamentablemente, la gran realidad venezolana es que existe una acelerada descapitalización intelectual que tiene un impacto directo en el sector productivo nacional,  y la economía se mantiene con medidas artificiales como controles de precios y aumento de subsidios que están exprimiendo al país. Las reservas internacionales al mes de Noviembre han tenido un descenso de 29% en el año y el nivel más bajo desde octubre de 2004, esto porque están siendo usadas para alimentar la política populista existente.  Pero lo más preocupante desde mi punto de vista, es que al mismo tiempo que siguen escapándose los talentos venezolanos al exterior y se golpea al sector productivo del país, se trata de engañar al venezolano que se queda,  con medidas paternalistas y populistas que van en la dirección totalmente opuesta a la búsqueda del desarrollo del capital humano y el desarrollo sostenible.

El Foro Económico Mundial publicó en un reporte muy reciente un indicador que mide cómo los países están aprovechando su capital humano. Venezuela, a pesar de tener las mayores reservas petroleras del mundo, ocupa el puesto 101 de 122 países medidos a nivel global y el puesto 22 de 22 países de América Latina y el Caribe.  Sin duda, uno de los grandes retos en la reconstrucción del país será reversar esta realidad y lograr que Venezuela pueda aprovechar al máximo todo el potencial de su recurso humano para afrontar con éxito los enormes retos que tiene por delante.

http://www3.weforum.org/docs/WEF_HumanCapitalReport_2013.pdf

Standard
Mis Notas

Agradeciendo a la vida

Thank youEsta semana me tocó estar lejos de casa ya que estuve participando en reuniones de trabajo en Washington DC. Gracias a American Airlines me tocó pasar el fin de semana en el aeropuerto de Miami que por supuesto no era mi destino más deseado. Cansado después de una intensa semana, mientras me invadía cierto sentimiento de nostalgia, molestia y lamento por situaciones que ahora veo como pasajeras, tome la decisión de no dejarme afectar por cosas que no podía controlar, me puse a oír música, y mientras disfrutaba una de mis composiciones favoritas, Canon D de Johann Pachelbel, desvíe mis pensamientos hacia las cosas fabulosas que me han pasado en la vida, al mismo tiempo que me puse a escribir estas líneas., y es que hay tantas cosas por las que tengo que agradecer.

El ser humano muchas veces se queda envuelto en lamentos por pequeñas cosas que no controla en lugar de mostrar gratitud por los regalos que nos da la vida. Estamos más preocupados por las ausencias que por las presencias, y la razón por lo que muchas veces no agradecemos es porque lo que tenemos nos parece obvio. Creemos que el planeta Tierra existe porque debe existir, y nuestro día a día a veces parece más una carrera de supervivencia que una oportunidad de disfrutar lo que realmente tenemos.

Esta semana en víspera de la tradicional celebración americana de thanksgiving, quiero agradecerle a Dios y a la vida por todas las cosas que me ha dado. Quiero agradecerle a mis padres por educarme y haberme enseñado valores que son la base de todas mis decisiones, a mi familia por el apoyo permanente y por ser mi motor y fuente de inspiración, a mis amigos por su lealtad y por compartir sin pedir nada a cambio sus experiencias y complicidades, y a la vida en general, por todo lo que he vivido, pero sobre todo, por darme salud y la oportunidad de disfrutar lo mucho que aún me queda por vivir. Como dice Isabel Vega en su libro Vivir en tiempos de crisis,  “Cuando nuestro pensamiento por la noche recorre el día que termina iluminando aquellos momentos en que nos hemos sentido afortunados, nos dormimos conectados a una energía superior que se hará cargo de cuidar nuestros sueños y de llenar de luz el nuevo amanecer”.

Standard
Mis Notas

El poder de lo simple

Keep it simpleUna de las primeras enseñanzas en cualquier cátedra de resolución de conflictos es que a la hora de buscar soluciones lo más importante es definir el problema que se va a analizar en una forma simple y entendible de manera que la intervención a realizar esté orientada a alcanzar una solución óptima.  Si el problema a solucionar se define de una manera compleja y difícil de entender, muy probablemente las acciones que se tomen van a llevarnos a la solución equivocada.

Jack Welch, exitoso CEO de General Electric por muchos años, dijo en una entrevista que realizó para el Harvard Business Review, que “Para que una organización sea efectiva tiene que ser simple, y para que una organización sea simple su gente debe tener la auto confianza suficiente para mostrar las cosas en forma clara y precisa. Los directivos inseguros crean complejidad en la organización a través de sus acciones, mensajes y comportamientos, esto porque les da miedo ser sencillos y les preocupa que si son simples los demás pueden pensar que no están facultados para el cargo que desempeñan”.

El concepto de simplicidad tiene que ver con la capacidad de formular planes concretos que sean fácilmente ejecutables. Frecuentemente te encuentras con personas que todos los días te mencionan ideas y planes abstractos que nunca implementan entre otras cosas porque se quedan “atados” a las complicaciones que en muchos casos ellos mismos generan. Tengo un amigo y exitoso empresario dominicano que dice que cuando lo invitan a invertir en algún negocio,  si él no entiende la idea durante los primeros 10 minutos de la conversación, se excusa y no participa. Y es que el éxito de cualquier proyecto empieza cuando el mismo está claramente definido y conceptualizado e incorpora iniciativas y tácticas precisas y fáciles de medir y hacer seguimiento para asegurar la ejecución.

Esta semana tuve la oportunidad de asistir a la presentación del libro cuyo coautor es mi buen amigo Jose Gabriel (Pepe) Miralles, “Las cuatro disciplinas de la ejecución”, del cual no voy a hablar pero invito ampliamente a leer.  Pepe inició su presentación haciendo referencia a la relación que existe entre complejidad y conocimiento. Generalmente las personas cuando ven los problemas “desde afuera” los ven en una forma muy simplista. Todo el mundo opina y cree tener la solución perfecta para temas de política, negocios o problemas personales de terceros. Pero al momento en que toca ser el protagonista e involucrarse, se empieza a tener contacto con la complejidad, la cual va incrementando en una forma exponencial a medida que se profundiza en el tema. Sin embargo, si se desarrollan los atributos necesarios, se llega un punto de inflexión en el cual a medida que se tiene mayor conocimiento y experiencia sobre el tema, se aprende a simplificar las complicaciones y se ponen las cosas en una perspectiva muy simple.  Y una de las características de los verdaderos líderes es que logran que los temas complejos luzcan simples, esto sin perder de vista la profundidad necesaria que se necesita para analizar cualquier situación o concepto. Esto facilita en gran medida la resolución de conflictos, la entrega de resultados y la armonía del equipo de trabajo.  John Berger, un célebre novelista británico,   dijo “Primero que nada, hay que distinguir entre ser simple y simplista. Ser simple tiene que ver con la capacidad de reducir o ser reducido a lo esencial. Mientras que la simplificación es usualmente parte de una maniobra en alguna lucha por el poder…Con frecuencia hay un abismo entre ambas actitudes”.

Los conceptos discutidos aplican no solo en el mundo de los negocios y de la Ciencia Política, sino en nuestras vidas personales. A medida que hacemos simple las complicaciones (que siempre existirán y hay que afrontar), nos enfocamos en las cosas realmente importantes y tratamos de poner las cosas en perspectiva, tendremos una vida más prospera en todas nuestras dimensiones. La complejidad está compuesta de muchas cosas sencillas y como dice una célebre frase de Benjamin Franklin: “La felicidad humana no se logra con grandes y complejos golpes de suerte que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas y simples cosas que ocurren todos los días”. Y para cerrar esta reflexión con un toque artístico del escritor brasileño Paulo Coelho: “Las cosas simples son las más extraordinarias y sólo los sabios consiguen verlas”.

Standard